sábado, 20 de marzo de 2021

Carta a Gleb Podmoshensky


16/3 de septiembre de 1963

Querido hermano en Cristo, Gleb,

Después de pensarlo un poco, he decidido que tu idea es realmente bastante práctica. Estas son algunas de mis propias ideas sobre cómo ponerla en práctica:

Primero, hay que buscar un garaje o una pequeña tienda en o cerca del distrito de Richmond, preferiblemente en Geary, Clement o California Street, por no más de US$ 30 al mes. (Miré el lugar en California Street; un edificio interesante, pero ha sido abandonado y será demolido). Debería tener una ventana bastante grande para fines de exhibición; si no hay una, deberíamos hacerla. Luego, equiparla con algunas mesas, librerías, etc., con, por supuesto, un icono con lampada en una esquina, el padre Germán en una pared, fotografías de Jordanville, etc. en otras paredes, y un tablón de anuncios junto a la puerta. También un samovar, o al menos una olla de agua caliente, en la parte de atrás. Luego, habria que obtener un suministro de libros, íconos, etc. de Jordanville, incluidos los números actuales y pasados ​​de Orthodox Life en inglés y ruso, y el número actual de Pravoslavnava Rus, y cualquier otro material ortodoxo de otros lugares que se pueda obtener con poco o sin pago inmediato. La publicidad puede ser a través de Russkaya Zhizn y de boca en boca; también podría anunciarse en el Bogoslovskii Kyrs [Curso Teológico en San Tikhon] y en los tablones de anuncios de las iglesias, así como en forma privada. Al principio, solo podríamos estar abiertos unos pocos días una semana tal vez, digamos martes y jueves por la noche y sábado por la tarde, con la intención de proporcionar un lugar de reunión informal para quienes pudieran estar interesados. Varias personas podrían encargarse de abrir y cerrar la tienda, una persona diferente cada día, para repartir el trabajo. Todo el trabajo sería voluntario y no remunerado, todas las ganancias se destinarían a la expansión de las actividades de la “Hermandad”: primero, la compra de más libros para la venta, especialmente de los Santos Padres; segundo, siempre que la librería sea un éxito, la publicación de algún tipo de boletín (quizás), etc.

Una librería así sería, en primer lugar, un servicio a los rusos de San Francisco, algunos de los cuales están empezando, por influencia de Vladiko Joann, a interesarse por los Padres pero apenas saben que es posible comprar libros ortodoxos. En segundo lugar, proporcionaría un lugar de reunión y discusión para estadounidenses y rusos, jóvenes o mayores, que pudieran estar interesados; tercero, sería un lugar al que remitir a los estadounidenses que saben poco o nada de ortodoxia, tanto para la literatura como para la discusión. Si Dios bendice la empresa, se despertará el interés y se venderán los libros, y esa será la base financiera de todas las empresas futuras, que se pueden planificar cuando surja la necesidad y la ocasión.

Todo lo que se requiere para comenzar es una pequeña cantidad de efectivo (alquiler, muebles, pintura, etc.) y, sobre todo, al menos cuatro o cinco trabajadores entusiastas. Ya estoy bastante entusiasmado, aunque debo confesar que Jon, como siempre, es pesimista; pero eso no tiene por qué ser un obstáculo. Si el padre Nicolai y su amigo, y quizás uno o dos más, podrían inspirarse con cierto entusiasmo, el proyecto podría emprenderse fácilmente.

Déjame saber tu opinión sobre estas ideas. Y ora por mí, tu hermano pecador en Cristo,

Eugenio


Padre Seraphim Rose
Letters of Fr. Seraphim Rose: 1961 - 1982
Traductor: Yerko Isasmendi