lunes, 5 de octubre de 2020

Signos contemporáneos del fin de los tiempos I

 


Introducción

Hoy me gustaría hablar sobre un tema muy relevante para nuestro tiempo: el fin del mundo; más particularmente, las señales que se están cumpliendo en nuestro tiempo que apuntan a dicho fin.

Ha habido varias ocasiones en el pasado en las que este tema fue de gran interés. De hecho, incluso puedes llamarlos tiempos "apocalípticos". Los mismos apóstoles sintieron que sus tiempos eran muy apocalípticos. (Más adelante presentaré algunas de las declaraciones que hicieron en las Escrituras que muestran que realmente esperaban que el fin de todas las cosas estuviera muy cerca). En otras ocasiones, por ejemplo, en Occidente, alrededor del año 1000, hubo una gran expectativa del final. En Rusia, cerca del final del siglo XV, nuevamente hubo un período en el que se esperaba el inminente final. Esto se debe a que el año 1492, según la cronología del Antiguo Testamento, era el año 7000 desde la creación del mundo. Y muchas personas en nuestros tiempos tienen la misma sensación de que el tiempo se acaba, que algo grande va a suceder. A menudo, esto está relacionado con el número 2000. Es decir, hemos llegado al final de dos milenios de cristianismo; se piensa que un milenio es una gran cosa, un millar de años, y dos de ellos significan que una gran crisis debe estar acercándose; y mucha gente coloca esto en términos del fin del mundo. Por supuesto, eso no significa necesariamente nada, ya que no sabemos el día, la hora o el año en que el mundo se va a acabar (Mat. 24:36). Sin embargo, intentaré profundizar en cuál debería ser nuestra actitud hacia esta expectativa del fin.

Hoy en día, cuando piensas en la "conciencia apocalíptica", piensas en sectarios protestantes de varios tipos, que tienen ideas definidas sobre lo que va a suceder al final de esta era. Sin embargo, no solo los pensadores religiosos, sino también los filósofos seculares ordinarios, hablan del fin del mundo de una manera muy audaz. Les daré un ejemplo, uno que debería ser conocido para nosotros porque es un escritor ortodoxo: Alexander Solzhenitsyn. Ha estado fuera de Rusia desde 1974 y ha escrito sobre la vida en la Unión Soviética y especialmente en los campos de trabajo soviéticos, el infame Gulag. No es lo que uno consideraría un pensador "místico" o "impreciso", o alguien que está en las nubes; él es muy realista.

Hace casi tres años, pronunció una charla en la ceremonia de graduación de la Universidad de Harvard, en la que habló con valentía a la gente de Occidente (al igual que antes había hablado con valentía a los líderes soviéticos), diciéndoles que su civilización se está derrumbando y está en peligro de ser tomado por el comunismo, que el humanismo moderno no es lo suficientemente profundo para satisfacer el alma humana, y que no es un modelo que pueda seguir Rusia, si esta derrocara al comunismo. Al final de este discurso, utilizó las siguientes palabras para expresar su idea de la profundidad de la crisis que está ocurriendo ahora en el mundo: «Si el mundo no ha llegado a su fin, se ha acercado a un giro importante en la historia, igual en importancia al giro de la Edad Media al Renacimiento».

Aquí habla seriamente de la posibilidad del "fin del mundo", basándose en sus observaciones de la imposibilidad que los hombres vivan mucho tiempo más sin raíces espirituales profundas, las que han sido desarraigadas en Oriente por el comunismo y en Occidente por el humanismo mundano. 

En sus otros escritos, Solzhenitsyn, al igual que muchos pensadores realistas de hoy, habla de razones específicas, aparte de las espirituales, por las que cree que la humanidad enfrenta un período de gran crisis como esta. Menciona cosas que encontraran en cualquier análisis serio de las noticias de hoy: a saber, cosas como la proximidad del agotamiento de los recursos de la tierra (si se utilizan al ritmo actual); la desastrosa contaminación del aire, el agua y el suelo (que es mucho peor en Rusia que en Estados Unidos); la superpoblación del mundo y la desastrosa escasez de alimentos que parece estar llegando; y, por supuesto, el desarrollo de armas en las últimas décadas, que hace posible la virtual aniquilación de la vida humana.

Todo esto se relaciona con los signos físicos de una gran crisis que se acerca, el fin de la edad moderna y quizás el fin del mundo mismo. Pero mucho más notables que estas señales, son los signos espirituales que se están multiplicando en nuestro tiempo. De esto es de lo que me gustaría hablar principalmente.

Nuestra actitud cristiana

En primer lugar, me gustaría hacer una pregunta: ¿Cuál debería ser la actitud de un cristiano ortodoxo comprometido hacia toda esta idea del fin de los tiempos y hacia los signos que lo señalan? ¿Deberíamos descartar todo esto como una especie de superstición, histeria, etc.?

No, no deberíamos. Tenemos, ante todo, la respuesta dada por nuestro Señor Jesucristo mismo en el Evangelio. Apenas dos días antes de ir a Su Pasión, sus discípulos se le acercaron en el monte de los Olivos y le preguntaron: «Dinos, ¿cuándo serán estas cosas?», es decir, la destrucción del templo, que acababa de mencionar. Entonces le preguntaron: «y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?» (Mateo 24: 3). Nuestro Salvador en ese momento no rechazó la pregunta, como lo hizo en otras ocasiones cuando los discípulos preguntaron cosas que no deberían estar preguntando, como cuando Santiago y Juan preguntaron si podrían sentarse junto a Él en el Reino de los Cielos. (Marcos 10:37). Al contrario, les permitió hacer las preguntas y les respondió. Estas respuestas abarcan todo el capítulo veinticuatro del Libro de San Mateo (donde se exponen los eventos históricos antes del fin de los tiempos) y el capítulo veinticinco (donde Él enseña más completamente sobre el Juicio y el Juicio venidero y cómo prepararse para Su venida). En una forma más breve, esto también se establecen en los Evangelios de Marcos y Lucas. Algunas de estas profecías se refieren directamente a la destrucción de Jerusalén y el templo, que ocurrió varias décadas después de la crucifixión, pero el resto se refiere al fin del mundo entero.

En Su respuesta, nuestro Señor da los siguientes puntos principales. En primer lugar, tengan cuidado con el engaño, de seguir a los falsos Cristos. Entonces habrá varios signos, como guerras, hambrunas, terremotos, y todos estos no son el final sino el comienzo de la tribulación. Luego estarán los signos morales: las persecuciones de los cristianos; el aumento del mal; la creciente frialdad del amor, que es uno de los principales signos de que el cristianismo está muriendo, porque el signo del cristiano, como nos dijo nuestro Señor, es que tiene amor por los demás. Entonces otra señal es que el Evangelio debe ser predicado a todo el mundo, después de lo cual vendrá el fin. Otra señal es que habrá una terrible tribulación, es decir, aparte incluso de todas las cosas que ya ha mencionado: guerras, hambrunas, terremotos. Y «cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora» (debemos entender esto de acuerdo con la interpretación de los Santos Padres, de la que hablaré); y «más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados» (Mateo 24:15, 22).

Luego nuevamente advierte acerca de los falsos Cristos y los falsos profetas, y acerca de «grandes señales y prodigios» que, «si es posible, desviarán incluso a los elegidos», es decir, no solo sucederán terribles eventos físicos, sino que también habrá engaños que son tan sutil que incluso los mismos elegidos podrían ser engañados.

Entonces la señal de la venida de Cristo: será repentina, desde arriba, y no como su primera venida. Las señales del fin mismo son que «el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo»; y entonces Cristo mismo aparecerá en los cielos con la señal de la Cruz.

Pero Él nos dice que el día y la hora de Su venida no son para que lo sepamos. No obstante, debemos prestar atención. Nos da la parábola de la higuera: cuando vemos en sus ramas brotar hojas, sabemos que el verano está cerca; e igualmente, cuando miramos las señales y vemos que estas cosas comienzan a suceder, entonces sabemos que los tiempos están maduros, que el fin se acerca.

Por lo tanto, debemos estar atentos no a un día u hora específicos, sino a las señales del fin para poder estar preparados. Debemos estar especialmente preparados contra el engaño, que está relacionado con uno de los grandes eventos que sucederán en el fin del mundo: la venida del Anticristo, del que hablaremos en breve.

Como mencioné anteriormente, la era de los apóstoles, el primer siglo, estaba llena de la expectativa de que Cristo regresaría pronto. Hoy es un poco difícil para nosotros incluso imaginarnos cómo los Apóstoles pudieron estar tan llenos de fervor por Cristo que pudieron ir a todos los confines del mundo; pero literalmente lo hicieron. El apóstol Tomás fue a la India, y algunos dicen que incluso hasta China; San Andrés se dirigió al norte a Escitia, que ahora es Rusia; San Aristóbulo y otros fueron a Inglaterra; San Mateo y otros se fueron al sur de Abisinia. Todo el mundo civilizado en ese momento había sido  cubierto por los Apóstoles, porque tenían la idea de que el mundo llegaría pronto a su fin y que debian salir a predicar el Evangelio por todas la tierra. Ya en el momento de la destrucción de Jerusalén por los romanos en el año 70 d.C., el Evangelio se había predicado prácticamente a todo el mundo habitado conocido. A partir de ese momento se inició la producción de frutos en todos aquellos países en los que se había plantado la semilla del Evangelio.

Y vemos, si tomamos un país en particular que recibió el Evangelio, cómo a lo largo de los siglos dio frutos. Tuvieron santos, la vida de las personas cambió por completo y hubo una diferencia total entre la época en que ese país era pagano y la época en que aceptaba el cristianismo ortodoxo. Si toman cualquier país de Occidente, como Gran Bretaña o Francia, o del Este, como Bizancio o Siria o Rusia, verán que este es el caso.

Hay varios pasajes bíblicos en los que los apóstoles mencionan la venida del fin. Por ejemplo, en Filipenses 4: 4-5, San Pablo escribe: «Regocíjense en el Señor siempre ... El Señor está cerca». San Juan menciona en 1 Juan 2:18: «Hijitos, ya es la última hora». El apóstol Pedro dice en 1 Pedro 4: 7: «El fin de todas las cosas está cerca». En otra parte, respondiendo a los que decían que el fin tardaba mucho en llegar, San Pedro dice en su famosa declaración que un día es para el Señor como mil años, y mil años es un día, y que el Señor es sólo siendo pacientes con nosotros hasta que nos arrepintamos (II Pedro 3: 8-9). Y luego, inmediatamente después de eso, nos da una descripción completa del fin real del mundo por fuego (3: 10-13).

Entonces, desde ese mismo momento, los que eran cristianos fervientes tuvieron una idea definida: el mundo pronto llegará a su fin. Por supuesto, han pasado diecinueve siglos desde entonces. ¿Significa eso que los apóstoles estaban equivocados? ¿O que cualquiera que piense así también está equivocado, y deberíamos descartar toda idea de que el fin del mundo está cerca, que Cristo vendrá pronto? No, no significa esto. Significa que debemos entender esto de la manera correcta, y la manera correcta es la espiritual. Si nosotros mismos estamos llevando una vida espiritual consciente, llevando a cabo la guerra invisible contra nuestra propia naturaleza caída y contra los demonios que están contra nosotros, entonces estaremos constantemente esperando la venida de Cristo a nuestra alma.

El único peligro es exceder y comienzar a tratar de colocar fechas, a calcular exactamente cuándo sucederá, a estar demasiados preocupados por eventos específicos que están ocurriendo y demasiados ansiosos por colocarlos en categorías para que quepan en capítulos. del Apocalipsis.

Por supuesto, el gran error que cometen las personas que exageran en estos detalles ocurre cuando caen en la herejía del quiliasmo: la expectativa de que Cristo vendra a la tierra por mil años. El quiliasmo, una herejía combatida por los primeros Padres de la Iglesia, surge continuamente en los círculos sectarios, especialmente en tiempos de incertidumbre y crisis histórica. Es la enseñanza de un reinado de Cristo en la tierra antes del fin del mundo: un reinado de paz y prosperidad bajo Cristo, quien reinará con sus elegidos en Jerusalén y conquistará a todos los enemigos. Esta problemática herejía fue comun incluso en la historia temprana de la Iglesia y fue condenada por el Segundo Concilio Ecuménico en el año 381 d.C. Fue entonces cuando se puso la frase en el Credo: «... y Su Reino no tendrá fin». Esta frase se introdujo en el Credo con la intención específica de contrarrestar la enseñanza quiliástica del hereje Apolinar.

La idea del quiliasmo surgió de una mala interpretación del capítulo 20 de Apocalipsis, que dice que el diablo estaba atado por mil años y que Cristo vendrá y reinara con sus santos. Si simplemente leen el texto de principio a fin sin detenerse e interpretarlo de acuerdo con lo que los Santos Padres han dicho al respecto, pueden tener la idea de que habrá un período de mil años entre dos futuras venidas de Cristo. Esto significa que deben de haber dos juicios diferentes. De hecho, los protestantes sí: tienen un "Juicio del Gran Trono Blanco" y algún otro tipo de Juicio. Esto confunde todo el cuadro de la escatología cristiana.

En la interpretación universal de los Santos Padres ortodoxos, sin embargo, no hay ningún misterio sobre esto. El reinado de Cristo con sus santos está ocurriendo ahora. Esta es la Iglesia. Esta es la vida de gracia en la Iglesia con los sacramentos, que los protestantes, al no tener, no comprenden. La vida en la Iglesia es un estado tan bendecido, porque estamos con Cristo, tenemos Su gracia, tenemos Su Cuerpo y Su Sangre dentro de nosotros, que esto es como el Paraíso. Y esto es lo que la gente llama el milenio. Los "mil años" significa un período completo. Mil es un número redondo: 10x10x10 en lenguaje simbólico significa la plenitud del tiempo entre la Primera Venida y la Segunda Venida de Cristo.

La expectativa de una venida quiliástica de Cristo (es decir, de Cristo reinando como gobernante terrenal durante mil años) ha llevado a fantasías y derramamiento de sangre, desde la época de la Edad Media hasta ahora: los líderes "carismáticos" persuaden a sus seguidores de que son Cristo. , o que se están preparando para Él. Este es un cumplimiento exacto de la profecía de Cristo de falsos Cristos que no vendrán de los cielos al fin del mundo. En tiempos recientes, los testigos de Jehová, los adventistas del séptimo día y muchos otros grupos sectarios han predicado esta doctrina, a menudo prediciendo el año y el día exactos del fin del mundo, que nunca llega según lo programado, o preparándose para un gran “líder mundial”. ”Quien traerá la paz a la tierra”. Este “líder mundial” será el Anticristo, sobre quien las Escrituras profetizan exactamente. Las fantasías del próximo "milenio" son una de las principales formas en que la humanidad se está preparando para el Anticristo.

Nuestros tiempos están llenos de este quiliasmo o milenarismo. Esta es la base de la ideología comunista del estado perfecto en la tierra que vendrá cuando la "dictadura del proletariado" finalmente termine. Tales fantasías siempre resultan en tiranía en nombre de un ideal religioso o filosófico.

Las opiniones quiliásticas en sí mismas no son un signo particular del fin. Existieron en la Edad Media, el Renacimiento y en tiempos más modernos; pero nunca han estado tan extendidas como hoy, no solo entre pequeños grupos de sectarios, sino entre líderes políticos y religiosos de la humanidad. De esto hablaré un poco más adelante como uno de los signos del fin.

Pasemos ahora a algunos de los signos espirituales del fin. La mayoría de estos signos están relacionados con la figura del Anticristo, el gobernante mundial al final de los tiempos, el último gran enemigo de Cristo. Mucha gente tiene una idea muy superficial de él: Lutero pensó que era el Papa, otros tienen una idea caricaturizada de él como simplemente un dictador vicioso. Debemos ir más allá de esto, y especialmente distinguir entre el espíritu general del Anticristo, los muchos anticristos menores que tienen este espíritu hasta cierto punto, y el Anticristo mismo, que vendrá solo al final de los tiempos y gobernará el mundo entero. San Juan dice (1 Juan 2:18): «y así como oísteis que el anticristo viene, también ahora han surgido muchos anticristos; por eso sabemos que es la última hora». Es decir, solo porque hemos visto a muchos con el espíritu del Anticristo en el pasado - aquellos que han luchado contra Cristo, como algunos emperadores romanos, y especialmente aquellos que han tratado de engañar a los cristianos por medio de enseñanzas falsas y aparentes milagros - esto no significa que no habrá un solo Anticristo al final del mundo. Estos muchos pequeños anticristos deberían prepararnos para la venida del gran Anticristo.

Signos espirituales del fin. La apostasía.

El mismo San Pablo, que era muy conciente de la venida del fin del mundo y la segunda venida de Cristo, advierte a los cristianos incluso en su tiempo que no se emocionen por el fin del mundo. Él dice en II Tesalonicenses 2: 2-3: «Nadie os engañe: ese día no vendrá si no viene primero la apostasía y se revela el hombre del desafuero, el hijo de perdición».

Esta es una señal muy importante del fin: la caída o apostasía y la venida del hombre del desafuero, que es el Anticristo. En este tema me gustaría centrar nuestra atención. Este concepto de apostasía es clave para comprender los eventos de nuestro tiempo. Es un tema demasiado amplio para abordarlo por completo ahora. Pero brevemente: un estudioso de la historia, al observar los últimos dos mil años de historia, especialmente la historia occidental, puede ver un hilo continuo de desarrollo. Y en estos últimos novecientos o mil años, se pueden ver los distintos hilos que forman nuestra historia y civilización moderna. La civilización de hoy está moldeada por los acontecimientos y desarrollos de ayer.

Cuando Solzhenitsyn habla de la llegada de una gran crisis mundial o incluso del fin del mundo, se está refiriendo al hecho de que esta corriente histórica, que ha estado sucediendo durante al menos los últimos mil años, está llegando a su fin. No hay otro lugar adonde ir: debe cambiar drásticamente o destruir a la humanidad. Solzhenitsyn lo remonta al final de la Edad Media. En realidad, se remonta más atrás. Si lo examina históricamente, creo que podemos ver que se remonta a la época en que Roma se separó de la Iglesia, es decir, el año 1054, mediados del siglo XI. Algo sucedió en Occidente: Occidente decidió seguir su propio camino.

Esta ruptura por parte de Roma fue el comienzo de lo que se puede llamar la corriente principal de la apostasía. Apostasía significa "apartarse", incluso si este es un apartamiento muy pequeño. Si nos fijamos en Roma en el siglo XII, todavía estaba bastante cerca de la ortodoxia. No obstante, había comenzado a desviarse en sus diversas ideas sobre la importancia del Papa, etc. Una vez que comenzó este movimiento de apostasía, paso a paso, lógicamente derivo en producir el mundo que vemos hoy. Roma se separó de la Iglesia porque las ideas mundanas del gobierno de la Iglesia, el papado, se volvieron dominantes. Y una vez que la Iglesia Romana se independizó de las Iglesias de Oriente, estas innovaciones comenzaron a entrar en la vida de Roma hasta que, a lo largo de los siglos, se volvió cada vez más diferente de la Ortodoxia.

La mundanalidad en el mundo occidental produjo el Renacimiento pagano, y las desviaciones en la Iglesia Romana de las verdaderas prácticas cristianas de la Iglesia primitiva (más notablemente la idea católica romana de "indulgencias" y especialmente la venta de ellas) produjo la Reforma protestante, que gradualmente eliminó casi todas las antiguas tradiciones cristianas junto con las diversas supersticiones y prácticas falsas contra las que supuestamente se rebelaba. Esto, a su vez, produjo la reacción que conocemos como el Siglo de las Luces, el siglo XVIII, que desechó por completo la religión y trató de basar la vida en la razón humana y el sentido común. Esto es básicamente la civilización que hoy estamos tratando de vivir. Y esto es lo que ha producido el comunismo del que salió Solzhenitsyn y contra el que protesta. El comunismo es la última y más consistente forma de intentar hacer que la vida en la tierra se ajuste únicamente a las ideas humanas, no a las divinas.

Si Roma no se hubiera alejado de la ortodoxia y hubiera comenzado todo este proceso de apostasía, la historia mundial habría sido muy diferente. Podemos ver incluso ahora que en Oriente, países ortodoxos como Grecia y Rusia no tuvieron un Renacimiento, ni una Reforma, ni siquiera un período de Ilustración, como lo tuvo Occidente. Y si ahora están ligados al mismo tipo de visión del mundo que Occidente, es porque en el último siglo o dos finalmente aceptaron todas estas ideas y fueron envenenados por ellas. Por lo tanto, se han convertido en parte del mundo entero que ahora está involucrado en una sola civilización, es decir, la civilización occidental, que, como Solzhenitsyn ve con razón, está en su fase de agonía.

En el mismo pasaje en el que San Pablo menciona la apostasía (II Tesalonicenses 2: 7), le da un segundo nombre a este movimiento. Lo llama el "misterio de la iniquidad" o el "misterio de la iniquidad". Él dice: «Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción», preparándose para el Anticristo, quien es «ese inicuo». Si miramos a nuestra civilización del siglo XX, la palabra “desorden” o “anarquía” es quizás la principal característica que la identifica.

Algunos ejemplos: a principios del siglo XX, todas las diversas escuelas de arte moderno se disolvieron en lo que solo se puede llamar un estado "sin ley": el cubismo, el futurismo, que termina en solo bloques en el lienzo, o lo que Jackson Pollock estaba haciendo hace veinticinco años: parado en medio de un gran lienzo, se “inspiraba”, sumergía sus pinceles en cubos y tiraba la pintura (y a veces lo que llegaba a sus manos) sobre el lienzo. No puedes llamarlo arte en serio si consideras arte lo que los antiguos maestros crearon, porque eran meticulosos y cuidadosos y había todo un arte o una ciencia en lo que hacían. Por tanto, se puede decir que, comparado con el arte antiguo o incluso con el arte más reciente de siglos anteriores, se trata de una especie de anarquía, porque los artistas se están dejando llevar y haciendo lo que está en contra de todas las leyes.

En la música moderna ocurre lo mismo. Un historiador de la música, Alfred Frankenstein, escribió una historia completa de la música occidental, y cuando llegó al siglo XX se detuvo y dijo: «No puedo escribir más, porque lo que viene de aquí en adelante ya no es la música como la conozco. Es decir, valoró que hubiera algo ahí, pero dijo que no obedece a las leyes que obedecía la música hasta fines del siglo XIX; por tanto, es otra cosa; dejaré que alguien más escriba sobre ello». Porque, de nuevo, entró en dicho arte una especie de anarquía, un nuevo principio.

Una vez que llegas tan lejos, no hay otro lugar adonde ir, ese es el final de todo. Por eso Solzhenitsyn tiene la sensación de que algo está llegando a su fin, porque no se puede seguir cayendo. Tiene que pasar algo más. O tiene que haber una explosión - tiene que entrar un principio totalmente nuevo, como cuando el cristianismo llegó en la época romana y transformó todo por completo - o si no sucede algo nuevo, entonces toda la civilización simplemente se desvanece, y eso es todo, el final de la misma.

En el ámbito de la enseñanza moral, es bastante notorio, especialmente en los últimos veinte años, cómo la anarquía se ha convertido en la norma. Incluso las personas que ocupan altos cargos dentro del clero de denominaciones liberales, generalmente católicos, protestantes, etc., a veces están muy dispuestas a justificar todo tipo de cosas que antes se habrían considerado inmorales; ahora se consideran de acuerdo con una nueva moralidad: la “ética de la situación”, etc.

Mientras que la mayoría de la gente civilizada (e incluso tribus paganas salvajes) tenía un sentido bastante acertado del comportamiento correcto, incorrecto y decente al menos hasta la Segunda Guerra Mundial, desde entonces se apoderado de muchas mentes la filosofía de que uno puede "hacer lo que quiera", e incluso los llamados cristianos justifican y promueven comportamientos que hasta ahora se consideraban en todas partes una pérdida total de estándares decentes, no solo cristianos sino también humanos. Este es un signo profundo de anarquía en la sociedad contemporánea. Esto no podría suceder si la gente tuviera opiniones religiosas y morales básicas de cualquier tipo. Es un resultado directo del abandono del cristianismo y del "alejamiento" de la Verdad.

Este es un signo de lo que San Pablo llama el "misterio de la iniquidad", un misterio en el sentido de que es algo que no se revela completamente en este mundo; es algo que viene del otro mundo. El “misterio de justicia” es la historia completa de cómo Dios vino del cielo y se encarnó para salvarnos. El "misterio de la iniquidad" es lo opuesto: es un misterio que viene del infierno, que irrumpe en este mundo y lo cambia. Por lo tanto, este es el misterio del desorden o de la anarquía que se está preparando para la venida del “hombre del desenfreno”, que es el Anticristo.

El comunismo como precursor del Anticristo

Incluso en la política y el gobierno, que no tienen ningún sentido a menos que descansen en la idea de orden, las ideas de anarquía está entrando. Si se observa cómo está dividido el mundo, se verá que casi la mitad del mundo ahora está en el campo comunista. Y el comunismo, si lo miras objetivamente, es una forma muy extraña de orden político/económico, porque no tiene sentido. En lo que respecta a la política, es la tiranía, contra lo que los comunistas dicen estar. En lo que respecta a la economía, no funciona y, sin embargo, el objetivo de instalarlo es hacer que funcione mejor que el capitalismo. Por lo tanto, desde el punto de vista de quienes introdujeron el comunismo en los gobiernos del mundo, no tiene sentido porque no logra lo que significa la palabra logro y porque produce los estados esclavistas sobre los que Solzhenitsyn escribe de manera muy elocuente. Y sin embargo, se apodera del mundo. El resto del mundo parece estar cayendo en sus garras, o al menos es impotente para detener el movimiento del comunismo. ¿Cuál es la razón para eso?

Ahora diré unas palabras sobre el comunismo. No es simplemente un sistema político o económico. Políticamente, se mantiene unido solo por el terror, por el Gulag. Para cualquiera que quiera entender lo que está sucediendo en el mundo de hoy, el libro de Solzhenitsyn, The Gulag Archipelago, cuenta exactamente cómo fue la vida en Rusia durante sesenta años y en otros países durante treinta años o menos, y lo que vendrá al resto de el mundo. Está escrito con mucha humanidad. Solzhenitsyn no siente amargura por lo sucedido; él mismo lo ha sufrido y da una descripción muy precisa de lo que se trata. En lo económico, falla. Solzhenitsyn señala que el gobierno zarista exportó trigo, mientras que los soviéticos tienen que importar trigo, por nombrar solo uno de sus fracasos. Los dos "logros" más serios de la Unión Soviética son la construcción (después de robar secretos occidentales) y el almacenamiento de suficientes armas para destruir la vida en la tierra, y su red de campos de prisioneros: el Gulag.

Pero, ¿cómo puede la gente creer en este sistema marxista? Si crees en el, tienes que admitir que es una filosofía muy extraña. No es una filosofía ordinaria, como que es mejor: que la gente vote o tener a un monarca gobernando a muchas personas; no es así de simple. Es como un mundo de sueños, un mundo de fantasía. Es como los movimientos que eran comunes en el siglo XVI. Alguien se proclamaba a sí mismo como Jesucristo o el profeta de Jesucristo, y la gente comenzaba a seguirlo. Provocaba un gran levantamiento, habría una revuelta campesina, y finalmente venía el príncipe y los derribaría a todos, y todos volvían a estar en paz. Pero mientras tanto, había emocionado a todo el país y la gente había pensado que estaba sucediendo algún tipo de gran acontecimiento religioso.

El comunismo tiene esta misma idea, solo que ahora sin Dios. Si lo examinas, en realidad es una idea quiliástica: que el Paraíso está llegando a la tierra, justo delante de nosotros. Es muy interesante leer sobre el comienzo del movimiento comunista en el siglo XIX, porque los escritos de sus primeros "profetas", como Fourier en Francia, son una tontería absolutamente fantástica. Fourier habla de la era venidera de la paz y la prosperidad mundial, cuando todas las fuentes rebosarán de limonada rosada y recogeremos chuletas de los árboles y todo tipo de cosas fantásticas.

Uno se pregunta cómo la gente podría tomar esto en serio. Pero lo hicieron. Incluso Marx se inspiró en esto al principio, hasta que finalmente maduró y vio que, como todo esto estaba hecho de cuentos de hadas, tenía que colocarlo sobre una base “científica”. Por lo tanto, desarrolló lo que se llama "materialismo científico". Luego expuso los medios para llevar esto a la realidad derrocando a los gobiernos burgueses. Pero cuando llegue al poder, ¿cuál es su respuesta? En realidad, promete lo mismo que prometían esos primeros sectarios. Incluso Lenin, en la base del comunismo ruso, tuvo esta idea: en primer lugar, está la revolución: se cambia la sociedad, se derroca y se mata a todos los reyes, a la clase media, etc. tomas todas sus posesiones y das poder a los trabajadores. (Eso es una cosa muy vaga: los "trabajadores", cuando fueron los primeros en ir a la cárcel.) Supuestamente le das el poder al "pueblo", pero en realidad son solo unos pocos los que se hacen cargo de él, manteniéndolo para ellos, por así decirlo, porque todavía -los trabajadores - no son capaces de ocuparse ellos mismos. Y después de un cierto número de años, esta supuesta dictadura del proletariado se desvanece, y luego la gente se vuelve pacífica, feliz, contenta y no hay más problemas.

Alguien incluso le preguntó a Lenin qué pasaría si alguien tuviera una idea religiosa o quisiera volver a las formas antiguas de hacer las cosas. Le preguntaron: «¿No necesitarás al menos un departamento de policía?» Y dijo: «No habrá necesidad de un departamento de policía porque la gente misma cambiará tanto bajo las nuevas condiciones de la sociedad que, cuando alguien tenga una idea no social, automáticamente la gente lo aplastará como un insecto». En otras palabras, la gente estará tan feliz que tomará la iniciativa de aplastar a los demás, y no habrá necesidad de policías, ejércitos o nada por el estilo. ¡Este es un cuento de hadas absoluto! Y esto es en lo que se basa la ideología comunista. Es una filosofía política muy extraña. Participa del mismo principio de anarquía; es una especie de anarquía que pretende ser ordenada. Es un precursor de la venida del Anticristo.

La razón por la que el comunismo se apodera del mundo no es porque sea mucho más "inteligente o mejor" que el capitalismo o las democracias o cualquier cosa por el estilo. Es porque en Occidente hay un vacío espiritual, y cuando este vacío está presente, el comunismo simplemente entra, tomando un pequeño territorio tras otro hasta que, en la actualidad, ha conquistado casi la mitad del mundo.

Pero el comunismo no tiene la respuesta final porque es algo muy negativo. De hecho, si miras lo que ha estado sucediendo en Rusia en los últimos diez o veinte años, puedes ver que hay una revuelta total, en lo que respecta a la mentalidad de la gente; ya que están en contra de todo este sistema de comunismo. Aunque la dictadura es tan fuerte como siempre, y aunque la policía secreta es muy fuerte y está en todas partes, sin embargo, la gente se está levantando cada vez más. Es decir, no se están levantando en una revuelta armada sino en sus mentes, y se están independizando. Esto significa que tarde o temprano todo el sistema colapsará.

Y entonces el comunismo no tiene la respuesta; no puede conquistar el mundo entero y luego traer la paz y la felicidad como dice que puede hacerlo. Pero mientras tanto, se está preparando para una cosa muy importante que tiene que suceder antes de que llegue el fin del mundo, y es que tiene que haber un gobierno mundial unificado del que de alguna manera se haya expulsado al cristianismo. Y ese comunismo lo ha estado haciendo con mucho éxito. El vínculo de la humanidad con el pasado y con el cristianismo se está destruyendo, y el comunismo se está convirtiendo en el principal agente para preparar los eventos relacionados con el fin del mundo: el establecimiento de un imperio global anticristiano.



Padre Seraphim Rose
(Conferencia pronunciada por el padre Seraphim Rose en mayo de 1981)
Traductor: Yerko Isasmendi