miércoles, 5 de agosto de 2020

Los santos padres en la espiritualidad ortodoxa I-II-III



Parte I. La inspiración y la guía segura para el verdadero cristianismo hoy

«Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe… No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas»

Nunca había habido una era de falsos maestros como este lamentable siglo XX, tan rico en artilugios materiales y tan pobre en mente y alma. Cada opinión concebible, incluso la más absurda, incluso las rechazadas hasta ahora por el consentimiento universal de todos los pueblos civilizados, ahora tiene su plataforma y su propio "maestro". Algunos de estos maestros vienen con demostración o promesa de "poder espiritual" y falsos milagros, al igual que algunos ocultistas y "carismáticos"; pero la mayoría de los maestros contemporáneos no ofrecen más que una mezcla débil de ideas no digeridas que recibieron "del aire", por así decirlo, o de algún "hombre sabio" (o mujer) moderno que autoproclama saber más que todos los antiguos simplemente por vivir en nuestros "iluminados" tiempos modernos. Como resultado, la filosofía tiene mil escuelas y el "cristianismo" mil sectas. ¿Dónde se puede encontrar la verdad en todo esto, si es que se encuentra en nuestra tan equivocado época?.

En un solo lugar se encuentra la fuente de la verdadera enseñanza, viniendo de Dios mismo, no disminuida a lo largo de los siglos sino siempre fresca, siendo una y la misma en todos los que realmente la enseñan, llevando a los que la siguen a la salvación eterna.  Este lugar es la Iglesia Ortodoxa de Cristo, la fuente es la gracia del Espíritu Santo y los verdaderos maestros de la doctrina Divina que surge de esta fuente son los Santos Padres de la Iglesia Ortodoxa.

¡Ay! ¡Qué pocos cristianos ortodoxos saben esto y saben lo suficiente para beber de esta fuente! Cuántos jerarcas contemporáneos dirigen sus rebaños, no en los verdaderos pastos del alma, que son los Santos Padres, sino a lo largo de los ruinosos caminos de los sabios modernos que prometen algo "nuevo" y se esfuerzan solo por hacer que los cristianos olviden la verdadera enseñanza de los Santos Padres, una enseñanza que, -sea bastante cierta - está totalmente fuera de armonía con las ideas falsas que gobiernan los tiempos modernos.

La enseñanza ortodoxa de los Santos Padres no es algo de una época, ya sea "antigua" o "moderna". Se ha transmitido en una sucesión ininterrumpida desde la época de Cristo y sus apóstoles hasta nuestros días, y nunca ha habido un momento en que fuera necesario descubrir una enseñanza patrística "perdida". Incluso cuando muchos cristianos ortodoxos pueden haber descuidado esta enseñanza (como es el caso, por ejemplo, en nuestros días), sus verdaderos representantes todavía la transmiten a aquellos que tienen hambre de recibirla. Ha habido grandes épocas patrísticas, como la época deslumbrante del siglo IV, y ha habido períodos de disminución de la conciencia patrística entre los cristianos ortodoxos; pero no ha habido ningún período desde la fundación de la Iglesia de Cristo en la tierra en que la tradición patrística no haya guiado a la Iglesia; No ha habido siglo sin sus propios Santos Padres. San Nicetas Stethatos, discípulo y biógrafo de San Simeón el Nuevo Teólogo, ha escrito; «Dios nos ha concedido que de generación en generación no debe cesar la preparación del Espíritu Santo de sus profetas y amigos para el orden de su Iglesia».

Lo más instructivo para nosotros, los últimos cristianos, es tomar la guía e inspiración de los Santos Padres de nuestro tiempo y de aquellos que vivieron en condiciones similares a las nuestras y que, sin embargo, mantuvieron intactas y sin cambios la misma enseñanza siempre frescas, no  por una vez o por una raza, sino para todos los tiempos hasta el fin del mundo, y para toda la raza de los cristianos ortodoxos.



Padre Seraphim Rose
Traducción Yerko Isasmendi