viernes, 14 de agosto de 2020

La regla del ayuno en la Iglesia Ortodoxa

 


En respuesta a numerosas solicitudes de los lectores, se da la regla del ayuno para cada día del año. Cuando no se indique el ayuno, y durante las "semanas sin ayuno", se pueden comer todos los alimentos, excepto durante la Semana de la mantequilla (Maslenitsa), cuando solo esta prohibido todos los días el consumo de carne. Cuando el "día de ayuno" se indica solo, el ayuno es estricto, sin carne, huevos, productos lácteos, pescado, vino o aceite de oliva. Donde, debajo de "día de ayuno", se indica "se permiten vino y aceite", el ayuno se relaja por el bien de un día de fiesta o vigilia, para permitir comer estos alimentos. Cuando se indique "pescado, vino y aceite", entonces se pueden consumir estos tres alimentos.

La regla del ayuno, que depende del ciclo de fiestas y ayunos de la Iglesia, está contenida en el Typicon de la Iglesia, principalmente en los capítulos 32 y 33, y se repite en los lugares apropiados de los libros de servicio Divino, Menaia y Triodion. En general, los días de ayuno para los cristianos ortodoxos son todos los miércoles y viernes durante todo el año (excepto los períodos libres de ayuno), los cuatro períodos canónicos de ayuno de la Gran Cuaresma, Ayuno de Natividad, Ayuno de los Apóstoles y Ayuno de la Dormición, y algunos días especiales: la Exaltación de la Cruz (14 de septiembre) y la Decapitación del Precursor (29 de agosto), que, si bien son días festivos, también son días de ayuno (con vino y aceite permitidos) por el bien de los eventos que en ellos se conmemoran.

Hay algunas variaciones locales en las asignaciones de vino y aceite, y algunas veces de pescado, por lo que las indicaciones del presente Calendario no pueden aplicarse uniformemente en todas partes. En particular, en las celebraciones de la fiesta patronal de una parroquia o monasterio, generalmente se permite el pescado, y cuando se honra a un santo con un servicio de Doxología cantada o clase de Polyeleos, se permite vino y aceite. En la Iglesia rusa, en los días festivos de los santos rusos más renombrados, como San Sergei de Radonezh y San Serafim de Sarov, y de los maravillosos Iconos de la Madre de Dios como los Iconos de Kazán y Vladimir, por supuesto, el vino y el aceite están permitidos (excepto durante la Gran Cuaresma), aunque esto no se menciona en el presente Calendario porque el Typicon deja esto a la práctica local, indicando solo los ayunos y las dietas que son de aplicación general. El significado del Typicon en sus concesiones es simple: cuanto más uno se esfuerza por la glorificación de un santo o un día festivo, más consuelo se permite en la comida. Para alguien que se ha acostumbrado al ayuno ortodoxo, la ración de aceite en la comida o frituras, junto con un poco de vino, es un consuelo, así como una fuente de fuerza física. Donde el propio Typicon indica dos prácticas variantes (como para algunos de los días de semana de la Gran Cuaresma), el presente Calendario sigue la práctica preferida del Typicon.

Si bien la mayoría de los cristianos ortodoxos quizás conozcan la regla general del ayuno durante la Gran Cuaresma y el Ayuno de la Dormición (el vino y el aceite solo se permiten los sábados y domingos, excepto algunos días festivos y vigilias), muchos probablemente no estén familiarizados con la regla precisa que rije el ayuno menos severo de la Natividad y el Ayuno de los Apóstoles. Por lo tanto, citaremos esta regla, del Capítulo 33 del Typicon:

«Cabe señalar que en el Ayuno de los Santos Apóstoles y de la Natividad de Cristo, los martes y jueves no comemos pescado, sino solo aceite y vino. Los lunes, miércoles y viernes no comemos aceite ni vino. .. El sábado y el domingo comemos pescado. Si el martes o jueves hay un santo que tiene una Doxología, comemos pescado; si es lunes, lo mismo; pero si es elmiércoles o el viernes, permitimos sólo aceite y vino. Si es un santo que tiene vigilia el miércoles o viernes, o un santo cuyo templo es, permitimos el aceite y el vino y el pescado ... Pero desde el 20 de diciembre hasta el 25, aunque sea sábado o domingo, no permitimos el pescado».

En estos dos ayunos, el ayuno para laicos es el mismo que el de muchos monasterios ortodoxos, donde el lunes durante todo el año se guarda como día de ayuno en honor a los descarnados, los Ángeles.

Esta regla del ayuno, sin duda, no pretende ser una "camisa de fuerza" para los creyentes ortodoxos, ni una fuente de orgullo farisaico para cualquiera que guarde la letra de la ley de la Iglesia. Es más bien la regla, el estándar contra el cual cada uno debe medir su propia práctica, y hacia el cual uno debe esforzarse siempre, según la fuerza y las circunstancias de cada uno. Siempre que, por enfermedad o por cualquier otra razón, uno no cumple la regla, se aplica la medicina espiritual del reproche y se esfuerza por entrar más plenamente en el espíritu y la disciplina del ayuno, que en verdad es de gran beneficio espiritual para aquellos. que sinceramente se esfuerzan por seguirlo.


Padre Seraphim Rose