lunes, 27 de julio de 2020

Vivir un punto de vista ortodoxo del mundo



Antes de comenzar mí charla, una o dos palabras acerca de por qué es importante contar con un punto de vista ortodoxo del mundo, y de por qué es más difícil construir una (visión) hoy que en los siglos pasados.

En siglos pasados, por ejemplo en el siglo XIX en Rusia,  la visión ortodoxa del mundo era una parte importante de la vida ortodoxa y fue apoyado por la vida a su alrededor. No hubo necesidad siquiera de hablar de ello como una cosa separada, vivías la ortodoxia en armonía sociedad ortodoxa a tu alrededor, y tenías una cosmovisión ortodoxa del mundo proporcionada por la Iglesia y la sociedad. En muchos países, el gobierno mismo confesaba la ortodoxia, era el centro de las funciones públicas y el rey o gobernante era históricamente el primer laico ortodoxo, con la responsabilidad de dar un ejemplo cristiano a todos sus súbditos. Cada ciudad tenía iglesias ortodoxas, y muchas de ellos tenían los servicios todos los días, mañana y tarde. Había monasterios en todas las grandes ciudades, en muchas ciudades, fuera de las ciudades, y en el campo, en los desiertos y páramos. En Rusia había más de 1000 monasterios oficialmente organizados, además de otros grupos  no-oficiales. El monaquismo era una parte aceptada de la vida. La mayoría de las familias, de hecho, tenían en algún lugar una hermana o un hermano, tío, abuelo, primo o alguien que era un monje o una monja, además de todos los otros ejemplos de la vida Ortodoxa: personas que iban de monasterio en monasterio y los “locos en Cristo”. El modo de vida entero estaba impregnado de distintos tipos de personas ortodoxas, de las cuales, por supuesto, la vida monástica era el centro. Las costumbres ortodoxas eran una parte de la vida cotidiana. La mayoría de los libros que se leían habitualmente eran ortodoxos. La vida cotidiana en sí era difícil para la mayoría de la gente: tenían que trabajar duro para sobrevivir, la esperanza de vida no era muy grande, la muerte era una realidad frecuente, y todo ello reforzó la enseñanza de la Iglesia sobre la realidad y cercanía del otro mundo. Vivir una vida ortodoxa en tales circunstancias, era en realidad lo mismo que tener una visión ortodoxa del mundo, y no había gran necesidad de hablar de tal cosa.

Hoy en día, por otro lado, todo esto ha cambiado. Nuestra ortodoxia es una pequeña isla en medio de un mundo que opera sobre unos principios totalmente diferentes, y todos los días estos principios están cambiando para peor, haciéndonos más y más alejados de ella. Muchas personas sienten la tentación de dividir sus vidas en dos categorías claramente diferenciadas: la vida cotidiana que llevamos en el trabajo, con amigos del mundo, en nuestro negocio mundano, y la ortodoxia que vivimos los domingos y otras veces en la semana cuando tenemos tiempo para ello. Pero la visión del mundo de esa persona, si se mira de cerca, es a menudo una extraña combinación de los valores cristianos y los valores mundanos, que en realidad no se pueden mezclar. El propósito de esta charla es ver cómo las personas que viven hoy en día pueden comenzar a tener su visión del mundo en más de una sola pieza, para que sea una visión ortodoxa del mundo global.

La ortodoxia es la vida. Si no vivimos la ortodoxia, simplemente no somos ortodoxos, no importa lo que una creencia religiosa nos pueda deparar.

La vida en nuestro mundo contemporáneo se ha convertido en (una vida) muy artificial, muy incierta, muy confusa. La ortodoxia, es cierto, tiene una vida propia, pero no está tampoco muy lejos de la vida del mundo que lo rodea, y así la vida de los cristianos ortodoxos, incluso cuando se es verdaderamente ortodoxo, no puede reflejarlo  de alguna manera. Una especie de incertidumbre y confusión también han entrado en la vida ortodoxa en nuestros tiempos. En esta charla vamos a tratar de mirar hacia una vida contemporánea, y luego hacia la vida ortodoxa, para ver cómo podemos cumplir mejor con nuestra obligación cristiana de llevar otro tipo de vida mundana, incluso en estos tiempos tan terribles, y tener una visión cristiana ortodoxa de la toda la vida hoy en día que nos permitirá sobrevivir en estos tiempos con nuestra fe intacta.


Leer texto completo