jueves, 23 de julio de 2020

The Place of Blessed Augustine in the Orthodox Church



Prefacio del libro "The Place of Blessed Augustine in the Orthodox Church"
El lugar del beato Agustín en la Iglesia Ortodoxa
por el padre Seraphim Rose

¿Cuál es la gran contribución del padre Seraphim Rose a la Iglesia hoy?. ¿Porque deberian los ortodoxos de Grecia leer este libro y otros escritos de un converso a la ortodoxia de California. ¿Puede algo de beneficio espiritual venir de California?

El padre Serphim era un hombre que amaba la Verdad por encima de todo y sufrió mucho para unirse a ella. Ser nativo de California, nacido y criado en la "vanguardia" de la modernidad, donde el "nuevo hombre" se estaba formando frenéticamente, lejos de limitar su progreso, contribuyó a perfeccionar su visión y su perspicacia aún más. Debido a su gran amor a la Verdad y a la gracia de Dios que lo mantuvo en dicha senda, vio a través de las falsas religiones y filosofías creadas por el hombre e inspiradas por el maligno, y obtuvo el premio de su búsqueda, la Verdad, Cristo mismo, y con él obtuvo el don del discernimiento espiritual.

Sin embargo, no se olvidó de este regalo para sí mismo. Más bien, multiplicando los talentos, dio un uso extraordinario al guiar a otros por el Camino Real de los Padres a la Verdad que tanto amaba, evitando los escollos a la izquierda y la derecha. Esta es su gran contribución para todos nosotros hoy, todos los que hoy nos hemos formado, de hecho, dentro de la cosmovisión moderna, que es simplemente el florecimiento de la cosmovisión herética del Occidente heterodoxo. Todos, sin excepción, necesitamos ser liberados de la peste de esta época, del espíritu del Anticristo, que se extiende a un ritmo cada vez mayor, predicado incluso desde las cátedras de profesores universitarios y el clero de más alto rango.

El padre Seraphim es uno de los guías de Dios para su pueblo en estos últimos tiempos y haremos bien en seguir su guía, porque él sabe de qué y de quién habla.

A primera vista, este libro, "The Place of Blessed Augustine in the Orthodox Church", puede parecernos de limitado interés y utilidad. El "último" libro en la estantería que nos ayudará a discernir los espíritus de la época. Un libro para especialistas en historia de la Iglesia o patrología. Una lectura cuando, y si, el tiempo lo permite.

Pero este libro no trata solo de antiguas controversias y las opiniones de los Padres de la Iglesia de siglos pasados. ¡Lejos de eso!. Al examinar la controversia que rodea al Beato Agustín, el Padre Seraphim nos enseña cómo un Santo Padre se acerca a otro, nos señala a ese «tono de la vida y el pensamiento ortodoxo que se interpone "entre líneas", por así decirlo», e identifica la «verdadera perspectiva ortodoxa», que «en primer lugar, es desconfiar de la perspectiva "teológica" abstracta de uno y preguntarse: ¿qué piensan nuestros mayores; qué pensaron los Padres recientes acerca de esto?».   

El padre Seraphim nos enseña «La ortodoxia del corazón», en la que la confianza en los Padres ortodoxos del pasado extingue la frialdad del corazón tan característica de nuestros tiempos. Nos muestra que nuestro «enfoque de la enseñanza de los Santos Padres no debería ser académico sino práctico, y debería ir más allá de las "disputas" superficiales al significado más profundo de la enseñanza patrística». La arrogancia y la frialdad de la "élite patrística" de hoy es una de las mayores tentaciones de nuestro tiempo, «ya que todo el mundo se ve afectado en cierta medida por el aire académico sin alma que nos rodea».

El padre Seraphim abre nuestros ojos para ver nuevos "obsequios" que habíamos dado por sentado. Derriba los muros construidos entre los dos extremos de la vida eclesiástica de hoy - "fanatismo" y "modernismo" - mostrando que son las dos caras de la misma moneda, dos expresiones del mismo espíritu. El padre Seraphim nos enseña que el espíritu de "fiesta", el espíritu sectario, que realmente no está de acuerdo con el conocimiento (Romanos 10: 2), de ninguna manera se limita a un extremo u otro, a la "izquierda" o "derecha", sino que ambos son productos de corazones fríos "intelectualmente correctos", en los que ve «una preparación para la obra del Anticristo (cuya imitación de Cristo también debe extenderse a la 'teología correcta')».

El padre Seraphim nos abre los ojos, nos lleva al autoconocimiento y a la humildad, y pone de cabeza nuestras "evidentes verdades" que se sostienen y proclaman fácilmente. Mucho se ha dicho del "cautiverio occidental" de la ortodoxia en los últimos siglos. Y, de hecho, nadie puede negar que la teología ortodoxa se ha visto afectada por el racionalismo que emana del escolasticismo occidental. Pero, como lo señala el padre Seraphim, señalar con el dedo a los Santos Padres del pasado solo revela la ignorancia de «nuestra generación de cristianos ortodoxos "precisos" y "correctos ", pero fríos e insensibles». Entonces, afectó las formulaciones teológicas de la doctrina, mientras que «hoy el 'cautiverio occidental' rodea y a menudo gobierna la atmósfera y el tono de nuestra ortodoxia, que a menudo es teóricamente 'correcta' pero con un verdadero espíritu cristiano, con el sabor indefinible del verdadero cristianismo».

Fue precisamente este "sabor del verdadero cristianismo", el "ardiente celo y amor", "la profunda compulsión y pureza de corazón" que se encuentra en las Confesiones de San Agustín, lo que inspiró al Padre Seraphim a la defensa del Santo a pesar de sus errores teológicos, ya que el vio más allá de los errores del Santo, abrazando al hombre, en quien sintió un corazón sufriente. Porque, la Verdad no era una suposición teórica o ideológica para el Padre Seraphim, sino una Persona, Cristo nuestro Dios. Y, en la persona de San Agustín, el Padre Seraphim vio a la Persona de Cristo. El sabia por experiencia que tenemos este tesoro en vasijas de barro, que la excelencia del poder puede ser de Dios y no de nosotros (2 Cor. 4: 7).

Por lo tanto, al leer este libro, querido lector, hay mucho más en juego que simplemente qué opinión deberíamos tener de San Agustín. El padre Seraphim presenta la postura de los Padres de la Iglesia sobre este tema y lo deja en claro para todos. Más allá de esto, sin embargo, aprenderemos algo de lo que significa tener un corazón humilde, quebrantado y contrito, amar y sufrir por la Verdad, evitar las trampas de los enfoques académicos fríos y desalmados, sin marginar la Verdad o abrazar la falsedad.

Todos queremos ser y seguir siendo ortodoxos en esta época de apostasía y relativización de la verdad. Hacer eso requerirá mucho más que "teología correcta". Debemos crear dentro de nosotros un corazón y un alma profundamente cristiana, que ame la Verdad como Persona, que sufra con Él, que sienta dolor de corazón con devoción.



Padre Peter Alban Heers
Profesor asistente de sagrada escritura del Holy Trinity Orthodox Seminary.
Traducción: Yerko Isasmendi