lunes, 3 de agosto de 2020

Carta al padre Valery Lukianov -inminente cisma



Oct. 5/18,1975

Querido PadreValey,
Blagoslovite¡

Nos regocijamos por la recuperación de Sergei, por quien rezamos fervientemente. ¡Que Dios lo preserve por muchos años en la verdadera vida cristiana para salvación!

Su artículo sobre Jeane Dixon no nos molestó, pero estamos de acuerdo con usted en que la naturaleza "polémica" de la respuesta es inquietante. Esto es algo que hemos visto en nuestros griegos en el Sínodo, y a menudo en los estadounidenses. Parece provenir de algún tipo de falta interna de equilibrio y discreción, que requiere la necesidad de decirles a todos: «Miren, tengo razón, y él está mal». Pero es muy perturbador encontrar esta cualidad ahora en los jóvenes sacerdotes rusos, revelando que han perdido la unidad de mente y alma que debería unir a los verdaderos fanáticos de la ortodoxia, y ya no tienen la calma de la ortodoxia que caracteriza a esos quienes llevan la verdadera tradición de la ortodoxia dentro de ellos. Este verano recibimos una carta del padre Alexander Lebed, criticando nuestro uso del término "verdadero-ortodoxo", que parece tener algo de esta agitación de justicia propia en él.

Últimamente hemos estado muy perturbados precisamente por esta cualidad en nuestros "conversos", liderados por Panteleimon y sus griegos. Cada vez más, nuestros "griegos" dan una sensación de sectarismo combinado con una especie de presunción académica, como diciéndonos a todos: «Somos los únicos que realmente somos ortodoxos, somos expertos y ustedes no saben nada». Los rusos en secreto son realmente católicos, están bajo la "influencia occidental"; dicen solo nosotros somos "puros". Pero en la base no son del todo puros: en cada paso revelan cuan atrapados (evidentemente de manera inconsciente) están bajo las influencias occidentales y modernas, incluso para llegar a creer en la evolución. El último ataque del padre Neketas Palassis contra el beato Agustín (donde dice que solo los "teológicamente incultos" o "latinos" lo aceptan como santo o santo padre) es simplemente infantil, pero estos "niños" piensan que están liderando la ¡Iglesia de Cristo!. Por años el padre Panteleimon ha estado extendiendo la desconfianza entre los conversos: hacia el obispo Petros, hacia el obispo Laurus, hacia cualquier sacerdote convertido que no se convierta en su "seguidor", y últimamente también hacia nosotros, aparentemente porque somos "rusos" que están bajo "influencia latina" - y al mismo tiempo él mismo mantiene un "archivo" con copias de cartas privadas (al menos dos de ellas falsificaciones) demostrando que hay un "complot" en su contra, y que son otros quienes están generando desconfianza hacia su persona. Bueno, ya es hora de que alguien empiece a desconfiar de él: está involucrado precisamente en esa atmósfera de iglesia "política" que tanto entristece a Vladika Averky, y comenzamos a verlo ahora como un "caso clásico" de prelest, provocado por la autoestima. y vanagloria.

Sentimos que nuestros "griegos" no estarán con nosotros por mucho tiempo; usted y otros han sentido esto por mucho más tiempo, sintiendo su espíritu extraño; pero los hemos apoyamos, pensando que realmente estaban ayudando a nuestros conversos a recibir la verdadera ortodoxia. El padre Panteleimon, en su autoengaño, no se da cuenta de cuán fuera de armonía está con nuestra Iglesia: cree que los obispos también piensan lo que le dicen los grecoamericanos y muchos conversos, cree que él es la única voz real de la ortodoxia en inglés. El Dr. Kalomiros en Grecia nos escribe que, en su opinión, el padre Panteleimon y sus seguidores han caído en el "orgullo grupal", pensando que solo ellos son el estándar de la ortodoxia. El padre P. también ha hecho mucho daño en Grecia, se opone a la mayoría de los viejos calendaristas y apoya a los seguidores a los Matthewites[1], que son verdaderos fanáticos y legalistas. Sentimos que se avecina un desastre en nuestra podre misión de habla inglesa, y los conversos que confiaron demasiado en los "griegos" tendrán un destino trágico.

Pero estamos en paz con todo esto, ya que solo nos hace estar más alertas. Simplemente debemos esforzarnos aún más para entregar el verdadero sentimiento de ortodoxia. El número de cristianos ortodoxos verdaderos parece disminuir en lugar de aumentar, ¡y el diablo ataca siempre desde una dirección inesperada!. Nuestra propia experiencia con los conversos (tuvimos cuatro nuevos con nosotros este verano) nos enseña lo difícil que es para ellos absorber la verdadera ortodoxia, y lo fácil que es para ellos (debido a su autoestima y vida cómoda) caer bajo el influjo de algunos "falsificadores".

Por cierto, estamos muy impresionados con el libro del Padre Dimitry Dudko. No deberíamos llamarlo "confesor" (¡como lo hace uno de sus críticos!) Para no confundir a la gente al pensar que él es "la verdad al 100%", ya que también algunas de sus ideas están un poco fuera de lugar, pero su voz se presenta como muy genuina, tal como se habla a través del sufrimiento, que parece ser la dimensión que falta en nuestra pobre "conversión-ortodoxia". ¿Lo has leído?

Me gustaría escribir más, pero no hay tiempo. Pensamos en el Salterio de vez en cuando, pero técnicamente parece un proyecto inmenso; ¡y acabamos de terminar el número de mayo a junio de The Orthodox Work!

Te pedimos tus oraciones.
Con amor en Cristo
Monje Seraphim





Padre Seraphim Rose
Letters of Fr. Seraphim Rose: 1961 - 1982
Traductor: Yerko Isasmendi


Notas:

1) El término Matthewites representa una 'familia' de cismas derivados de la persona y la ideología del Vicario-Obispo Mateo (Karpathakis) de Bresthena. Los Matthewites son los primeros cismáticos y luchadores contra los cánones de los antiguos calendaristas griegos.