domingo, 19 de julio de 2020

Renovación Carismática



«Costa Deir tomó el micrófono y nos dijo cuán apesadumbrado estaba su corazón por la Iglesia Ortodoxa Griega. Le pidió al Padre de la iglesia Episcopal Driscoll que orase para que el Espíritu Santo arrasara con esa Iglesia como lo estaba haciendo con la Iglesia Católica. Mientras el Padre Driscoll oraba, Costa Deir lloró en el micrófono. Seguido a la oración hubo un largo mensaje en lenguas y una explicación igualmente larga diciendo que las oraciones habían sido escuchadas y que el Espíritu Santo soplaría en la Iglesia Ortodoxa Griega y la despertaría. En este momento hubo tanto llanto y clamor que me aparté de el por la impresión... Sin embargo me escuché decir una cosa sorprendente, 'Algún día cuando leámos como el Espíritu Santo se mueve en la Iglesia Ortodoxa Griega, recordemos que estuvimos aquí en el momento que comenzó».

Seis meses después del evento aquí descrito en una reunión "carismática" interdenominacional en Seattle, EU, los Cristianos Ortodoxos en verdad comenzaron a escuchar que el "espíritu carismático" se estaba moviendo en la Iglesia Ortodoxa Griega. Iniciando en Enero de 1972, la publicación del padre Eusebio Stephanou Logos, comenzó a publicar reportes sobre este movimiento, que se había iniciado anteriormente en muchas parroquias Griegas y Sirias en los Estados Unidos y que ahora se había expandido a otras más, siendo activamente promovido por el padre Eusebio. Después de que el lector haya leído en las siguientes páginas la descripción de este "espíritu" en las palabras de sus líderes representantes, no le resultara difícil creer que de hecho fue evocado e infundido al mundo Ortodoxo justamente por semejantes súplicas urgentes de los "Cristianos interdenominacionales." Si una conclusión se desprende de esta descripción, ciertamente debe ser que la espectacular "renovación carismática" de hoy día no es simplemente un fenómeno de hyper-emocionalismo y renovación Protestante, -aunque estos elementos están también fuertemente presentes- pero es en realidad la obra de un "espíritu" que puede ser invocado y que obra "milagros".

La pregunta que trataremos de responder en estas páginas es: ¿Qué o quién es este espíritu? Como Cristianos Ortodoxos sabémos que no solo Dios obra milagros; el diablo tiene sus propios "milagros," y de hecho puede imitar e imita virtualmente cada uno de los milagros de Dios auténticos. Por lo tanto trataremos en estas páginas de ser cuidadosos al "poner a prueba a los espíritus, si son o no de Dios" (1 Juan 4:1). Comenzaremos con un breve antecedente histórico, ya que nadie puede negar que la "renovación carismática" ha venido al mundo Ortodoxo de las denominaciones Protestantes y Católicas, quienes a su vez la recibieron de las sectas Pentecostales.