miércoles, 22 de julio de 2020

Las religiones Monoteístas



En el jueves del 2 de 1970, se llevó a cabo una gran manifestación religiosa en Ginebra, Suiza. Dentro del marco de la Segunda Conferencia de la "Asociación del Religiones Unidas," los representantes de las religiones que están en la mira fueron invitados a reunirse en la Catedral de San Pedro. Esta "oración en común" se baso en la siguiente motivación: "Los fieles de todas estas religiones fueron invitados a coexistir en el culto al mismo Dios" Veamos si esta aseveración es valida a la luz de las Santas Escrituras.

Para poder explicar mejor el asunto, nos limitaremos a las tres religiones que históricamente se han sucedido en este orden: Judaísmo, Cristianismo, Islam. Estas tres religiones reclaman, de hecho, un origen común: como adoradores del Dios de Abraham. Aunque está muy extendida la opinión de que ya que todos reclamamos la prosperidad de Abraham (los Judíos y Musulmanes de acuerdo a la carne y los Cristianos espiritualmente), todos tenemos como Dios al Dios de Abraham y los tres adoramos (cada uno a su manera, naturalmente) al mismo Dios. Y, este mismo Dios constituye de alguna manera nuestro punto de unidad y de "entendimiento mutuo," y esto nos invita a una "relación fraternal," como el Gran Rabino Dr. Safran enfatizó, parafraseando el Salmo: "Que bueno es el ver a los hermanos sentados juntos"

En esta perspectiva es evidente que Jesús Cristo, Dios y Hombre, el Hijo Co-eterno con el Padre sin principio, Su Encarnación, Su Cruz, Su Gloriosa Resurrección y Su Segunda y Terrible Venida - se convierten en detalles secundarios que no nos pueden impedir "fraternizar" con quienes lo consideran como "tan solo un profeta" (de acuerdo al Corán) o como "el hijo de una prostituta" (de acuerdo a algunas tradiciones Talmúdicas). De ese modo, pondríamos a Jesús de Nazaret y a Mahoma en el mismo nivel. No se como un Cristiano digno de llamarse así podría admitir esto en su conciencia.