martes, 28 de julio de 2020

La conversión



Al padre Seraphim Rose, él mismo un converso a la ortodoxia, se le pidió una vez que redactara un "Manual para conversos ortodoxos". En sus notas para tal manual, anotó las siguientes trampas de la  conversión", o lo que llamó «obstáculos en la misión ortodoxa de hoy» - o, en resumen, "convertitis".

En base a estas notas tenemos:

A. Confiar demasiado en uno mismo, samost .
Remedio: desconfianza sobria de uno mismo, buscar el consejo de otros más sabios y la guía de los Santos Padres.

B. Enfoque académico: demasiado intelectual, implicado, no comprometido, abstracto, irreal. Este punto esta relacionado con el anteriormente mencionado (A)
Remedio: Ver punto el punto A. También, trabajar en la obediencia, dedicarse especialmente al trabajo manual, a la oración simple, especialmente la oración de Jesús.

C. No guardar el secreto del Reino, el chisme, la publicidad. Énfasis excesivo en el lado externo de la misión, éxito. Peligro de crear una cáscara vacía, forma de misión sin sustancia.
Remedio: concéntrarse en la vida espiritual, mantenerse fuera del centro de atención, no involucrarse en disputas apasionadas.

D. Experiencias espirituales, excitación febril, siempre ocurre algo "tremendo": la sangre está hirviendo. Vocabulario inflado, lo que indica orgullo en lugar de humildad. Fuentes del protestantismo y de las propias opiniones "recogidas" en el aire.
Remedio: desconfianza sobria de uno mismo, constante conexión a tierra a través de la lectura de los Santos Padres y Vidas de los Santos, buscando en ellos consejo.

E . Desánimo, rendirse - Síndrome de "apagado", énfasis excesivo en el lado externo, opinión pública, etc.
Remedio: énfasis en la lucha interna, espiritual, falta de preocupación por el éxito externo, atención plena de la que somos seguidores (Cristo crucificado pero triunfante).

F. Un hacha doble: amplitud por un lado, estrechez por el otro, muy misericordioso consigo mismo y su sistema de valores, pero muy exigente con los demás.
Remedio: obediencia, evitar el amor propio, la humildad

En otro lugar el padre Seraphim escribió sobre el espíritu de crítica que a menudo invade a los conversos hoy:

«Mi sacerdote (o parroquia) hace todo bien, otros sacerdotes (o parroquias) no lo hacen ... Mi sacerdote hace todo mal: otros son mejores ... Mi monasterio no está de acuerdo con los Santos Padres o los cánones, pero 'ese' monasterio de allí es perfecto, todo lo hacen de acuerdo con los Santos Padres».

Tales actitudes son espiritualmente extremadamente peligrosas. La persona que las sostienen estan invariablemente en grave peligro espiritual, y al pronunciar sus palabras equivocadas y egocéntricas, propagan el veneno de la crítica racionalista a otros en la Iglesia.


Padre Seraphim Rose
Traducción: Yerko Isasmendi