lunes, 20 de julio de 2020

La ascensióm de nuestro señor



En la fiesta de la Ascensión de nuestro Señor celebramos el cumplimiento de la profecía del Rey David, que se usa como el Prokimenon del día. ¿Qué significa para los cristianos ortodoxos? No es solo Jesucristo quien ha ascendido; porque Él ha elevado la naturaleza humana a los cielos. Nosotros también resucitaremos de los muertos y, si somos juzgados dignos, resucitaremos con nuestro cuerpo espiritual regenerado al cielo, donde, como dice el Beato Agustín, «todo el pueblo de Dios será igual a los ángeles».

Pero la idea de esta promesa nos recuerda también nuestra responsabilidad. El Señor resucitado ya no está con nosotros en la carne, sino solo a través de su invisible Espíritu Santo. El período intermedio entre la Primera y Segunda Venida de Cristo es para nosotros un tiempo de testimonio y testimonio de Aquel a quien adoramos sin ver. El Señor, justo antes de Su Ascensión, ordenó a Sus discípulos: «Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura» (San Marcos 16:15); y Él les dijo: «Ustedes serán mis testigos ... hasta el extremo de la tierra» (Hechos 1: 8).

Cristo ha estado con nosotros durante cuarenta días, y hemos festejado con razón; Ahora debemos, llenos del Espíritu Santo de Dios, esforzarnos por difundir Su Evangelio y ser Sus testigos ante el mundo. Por todo lo que hacemos o dejamos de hacer, seremos juzgados por Aquel que regresará a la tierra de la misma manera que ascendió al Cielo. Con un pensamiento tan aleccionador en mente, ¿cómo no podemos ser celosos de dar a conocer su verdad, para que todos puedan unirse en el alegre clamor de esta fiesta? «Sé exaltado, oh Dios, sobre los cielos, y tu gloria sobre todos los tierra» (Salmo 107: 6 LXX, 108: 5 texto hebreo).



Padre Seraphim Rose
Heavenly Realm
Fuente: Orthochristian.com
Traducción: Yerko Isasmendi