miércoles, 15 de julio de 2020

El significado de los Ovnis



¿Cuál es el significado de los fenómenos OVNI de nuestro tiempo? ¿Por qué han aparecido justo en este momento de la historia? ¿A qué futuro se dirigen?

En primer lugar, los fenómenos OVNI son sólo una parte de un flujo impresionante de eventos "paranormales" --- que sólo hace unos pocos años la mayoría de la gente habría considerado como "milagros". Jacques Vallee, en The Invisible College, expresa la apreciación secular de este hecho: «Las observaciones de eventos inusuales de repente se ciernen en nuestro medio ambiente por miles» [1] causando «un desplazamiento general de los patrones de creencias del hombre, su relación entera de lo invisible»[2]. «Algo está sucediendo en la conciencia humana»[3], «la misma fuerza poderosa [que] ha influido en la raza humana en el pasado vuelve a influir ahora»[4]. En el lenguaje cristiano, esto significa: un nuevo ataque demoníaco está siendo desatado sobre la humanidad. En la visión apocalíptica cristiana[5], podemos ver que el poder que hasta ahora ha limitado la manifestación final y más terrible de la actividad demoníaca en la tierra ha sido quitado[6], los gobiernos ortodoxos cristianos y el orden público (cuyo principal representante en la tierra era el emperador ortodoxo) y el punto de vista cristiano ortodoxo ya no existe como un todo, y satanás se ha "soltado de su prisión", donde se le mantuvo por la gracia de la Iglesia de Cristo, a fin de «engañar a las naciones»[7] y para preparar la adoración del anticristo al final de los tiempos. Tal vez nunca desde el comienzo de la era cristiana los demonios han aparecido de forma tan profusa y abierta como hoy. Las teoría de los "visitantes del espacio exterior" no es sino uno de los muchos pretextos que utilizan para lograr la aceptación de la idea de que "seres superiores" ahora han venido para  hacerse cargo del destino de la humanidad[8].

En segundo lugar, los ovnis no son más que la nueva de las técnicas mediúmnicas por el cuales las huestes diabólicas inician en su reino oculto. Son un signo terrible de que el hombre se ha vuelto susceptible a la influencia demoníaca, como nunca antes en la era cristiana. En el siglo XIX por lo general era necesario buscar habitaciones oscuras para entrar en contacto con los demonios, pero ahora uno sólo necesita mirar hacia el cielo (por lo general en la noche). La humanidad ha perdido lo que quedaba de la comprensión cristiana, y ahora pasivamente se ponen a disposición de cualquier "poder" que puede descender desde el cielo. La nueva película, "Encuentros Cercanos del Tercer Tipo", es una revelación impactante de cómo esta superstición "post-cristiana" ha llevado al hombre a estar listo en un instante y sin cuestionamiento a seguir a los demonios disfrazadas donde estos deseen llevarlos.

Otros dos fenómenos paranormales recientemente descubiertos revelan cuán audazmente los demonios están haciendo uso de medios físicos - en particular, dispositivos técnicos modernos - para entrar en contacto con los hombres. Un investigador letón - ahora seguido por otros - descubrió el fenómeno de voces misteriosas que aparecen inexplicablemente en grabadoras, incluso cuando la grabación se realiza en condiciones clínicas en una atmósfera totalmente silenciosa, siendo de ayuda  a la manifestación de dicho fenómeno la presencia de un médium o psíquico en la sala. Las "personas del espacio" con voz metálica durante algún tiempo supuestamente han estado usando el teléfono para comunicarse tanto con los "contactados" como con los investigadores de ovnis. La posibilidad de un engaño en tal fenómeno, por supuesto, es alta. Pero en los últimos años, las voces de los muertos, que convencen a las personas con quienes se contactan, estableciendo supuestas conversaciones telefónicas con sus seres queridos. Difícilmente se puede negar, como señala el reportero de este fenómeno, que «los demonios de la antigüedad están marchando entre nosotros nuevamente», hasta un punto nunca antes visto en el pasado.

En tercer lugar, el "mensaje" de los ovnis es: preparar la aparición del anti-cristo, del "salvador" del mundo apóstata que nos viene a gobernar. Tal vez él mismo vendrá por el aire, con el fin de completar su imitación de Cristo[9], tal vez los "visitantes del espacio exterior" solo aterrizarán para ofrecer a su "amo cósmico" para ser adorado, tal vez el «fuego del cielo»[10] será sólo una parte de los más grandes espectáculos demoníacas de los últimos tiempos. En cualquier caso, el mensaje para la humanidad contemporánea es: esperar la liberación, no de la revelación cristiana y la fe en un Dios invisible, sino de vehículos desde el cielo[11].

Una de las señales de los últimos tiempos es que habrá terrores y grandes señales del cielo[11]. Incluso hace cien años, el obispo Ignatius Bryanchaninov, en su libro "On Signs and Miracles", comentó sobre «el empeño en la sociedad cristiana contemporánea por ver milagros e incluso realizar milagros ... Tal esfuerzo revela el autoengaño, fundado en la autoestima y la vanagloria, que habita en el alma y la posee». Las verdaderas maravillas han disminuido y se han extinguido, pero las personas «sed de milagros más que nunca ... Nos estamos acercando gradualmente al momento en que se abrirá una vasta arena para numerosos y sorprendentes falsos milagros, para llevar a la perdición a aquellos desafortunados descendientes de sabiduría carnal que serán seducidos y engañados por estos milagros».

De especial interés para los investigadores de ovnis, «los milagros del Anticristo se manifestarán principalmente en el reino aéreo, donde Satanás tiene principalmente su dominio. Los signos actuarán sobre todo en el sentido de la vista, encantando y engañando. San Juan el Teólogo, al observar en revelación los eventos que precederán al fin del mundo, dice que el Anticristo realizará grandes señales e incluso hará que el fuego baje del cielo sobre la tierra a la vista de los hombres[12]. Este es el signo indicado por las Escrituras como el más grande de los signos del Anticristo, y el lugar de este signo es el aire: será un espectáculo espléndido y terrible». San Simeón el Nuevo Teólogo por esta razón señala que «el luchador de la oración rara vez debe mirar al cielo por miedo a los espíritus malignos que causan muchos y diversos engaños en el aire ... Los hombres no entenderán que los milagros del Anticristo no tienen un propósito bueno y racional, no tienen un significado definido, que son ajenos a la verdad, que están llenos de mentiras, que son una actuación monstruosa, maliciosa, sin sentido, que aumenta para asombrar, para reducir a la perplejidad y al olvido, engañar, seducir, atraer por la fascinación de un efecto estúpido, pomposo y vacío ... Todas las manifestaciones demoníacas tienen la característica de que incluso la más mínima atención que se les presta es peligrosa; solo de tal atención, permitida incluso sin simpatía por la manifestación, uno puede ser sellado con la impresión más dañina y sometido a una tentación seria». Miles de "contactados" de ovnis e incluso simples testigos han experimentado la terrible verdad de estas palabras; pocos han escapado una vez que se involucraron profundamente.

Incluso los investigadores seculares de los fenómenos ovni han considerado conveniente advertir a las personas contra sus peligros. John Keel, por ejemplo, escribe: «Ser aficionado a los ovnis puede ser tan peligroso como serlo con magia negra. El fenómeno se aprovecha de lo neurótico, lo crédulo y lo inmaduro. La esquizofrenia paranoide, la demonomanía e incluso el suicidio pueden ser el resultado, y conocemos de varios casos. Una leve curiosidad sobre los ovnis puede convertirse en una obsesión destructiva. Por esta razón, recomiendo encarecidamente que los padres prohíban que sus hijos se involucren. Los maestros de escuela y otros adultos no deberían alentar a los adolescentes a interesarse en este tema».

En un lugar diferente, el obispo Ignacio Bryanchaninov señalo con asombro y presentimiento la visión de un simple herrero ruso en un pueblo cerca de Petersburgo en los albores de nuestra era actual de incredulidad y revolución (1917). En medio del día, de repente vio una multitud de demonios en forma humana, sentados en las ramas de los árboles del bosque, con extrañas vestimentas y gorros puntiagudos, y cantando, acompañados de instrumentos musicales increíblemente extraños, una canción espeluznante y aterradora : «Nuestros años han llegado, ¡se hará nuestra voluntad!».

Vivimos cerca del final de esta era, temerosos del triunfo y del regocijo demoníaco, cuando los misteriosos "humanoides" - otra de las máscaras de los demonios - se han hecho visibles a miles de personas por sus encuentros absurdos, apoderándose de las almas de aquellos hombres que se han apartado de la gracia de Dios. El fenómeno OVNI es una señal para los cristianos ortodoxos para andar con más cautela y sobriedad en el camino a la salvación, sabiendo que podemos caer en la tentación y ser seducidos no sólo por las falsas religiones, sino también por los objetos físicos que aparentemente sólo llaman la atención. En los primeros siglos, los cristianos eran muy cautelosos acerca de los fenómenos extraños y nuevos, a sabiendas de las asechanzas del diablo, pero después de la era moderna de la "iluminación" la mayoría de las personas se han convertido en simples curiosos acerca de estas cosas e incluso adictos, relegando al diablo a un medo reino imaginario. El conocimiento de la naturaleza de los ovnis, entonces, puede ser una ayuda en el despertar de los cristianos ortodoxos a una vida espiritual consciente, a una consciente visión del mundo ortodoxa,  que no es fácil seguir entre las ideas de moda de esta época.

El cristiano ortodoxo consciente vive en un mundo que está claramente caído, tanto la tierra abajo como las estrellas arriba,  todo esta igualmente lejos del paraíso perdido por el que lucha. El es parte de una humanidad sufriente, descendientes de un Adán, el primer hombre, y de todos los que necesitan la redención ofrecida libremente por el Hijo de Dios por su sacrificio salvador en la Cruz.  Él sabe que el hombre no debe "evolucionar" hacia algo más elevado, ni tiene ninguna razón para creer que hay seres "altamente evolucionados" en otros planetas; pero él sabe bien que, de hecho, hay "inteligencias avanzadas" en el universo además de él: son de dos tipos, y se esfuerza por vivir para morar con aquellos que sirven a Dios (los ángeles) y evitar el contacto con los demás que rechazan a Dios y se esfuerza en su envidia y malicia para atraer al hombre a su desgracia (los demonios). Él sabe que el hombre, por su amor propio y debilidad, está claramente inclinado a seguir el error y creer en "cuentos de hadas" que prometen contacto con un "estado superior" o "seres superiores" sin la lucha que conlleva la vida cristiana, de hecho precisamente como un escape de la lucha de la vida cristiana. Debe desconfíar de su propia capacidad de ver a través de los engaños de los demonios, y por lo tanto aferrarse aún más firmemente a las directrices bíblicas y patrísticas que la Iglesia de Cristo ofrece para su vida.

Tal persona tiene la posibilidad de resistir la religión del futuro, la religión del Anticristo, en cualquier forma que se presente; el resto de la humanidad, salvo por un milagro de Dios, está perdida.


Padre Seraphim Rose
Orthodoxy and the Religion of the Future
Traductor: Yerko Isasmendi


Notas:

1) The Invisible College, pag. 87
2) Ibídem, pag. 114
3) Ibídem, pag. 34
4) Ibídem, pag. 14
5) Tema tratadi al final de este libro.
6) II Tes. 2:7
7) Apoc. 20:7-8
8) Muchos de los informes de "Bigfoot" y otros "monstruos" presentan las mismas características ocultas que los avistamientos de ovnis, y a menudo ocurren en relación con cuentos avistamientos.
9) Mateo 24:30, Hechos 1:11
10)  Apoc. 13:13
11) The Invisible College, pag. 106 - 111
11) Lucas 21:11
12  Apoc 13:13




(Páginas 113 - 114)