domingo, 4 de agosto de 2019

Apreciando Seraphim Rose

 


El 2 de septiembre de 1982 vio la muerte prematura a la edad de 48 años de Eugene Dennis Rose, más conocido en el mundo como el monje asceta de la Iglesia Ortodoxa Rusa Fuera de Rusia, el padre Seraphim Rose. Para un monje asceta de ROCOR, el padre Seraphim tuvo un comienzo poco prometedor. Aunque nació metodista y se bautizó a la edad de catorce años, más tarde se declaró ateo y estudió filosofía oriental en el Berkley College de California, bajo el hechizo de Alan Watts. Se graduó con una maestría; su tesis se tituló "'Vacuidad' y 'Plenitud' en el Lao Tse". Tenía un don para los idiomas y exploró el budismo. En 1956, a los 22 años, “salió del armario” y se declaró homosexual. Esto fue, recuerdo, 1956, y tales reconocimientos eran más costosas entonces que ahora. Con todo, Rose era una candidato poco probable para ser un asceta ortodoxo.

Luego fue expuesto a la ortodoxia a través de la Iglesia Ortodoxa Rusa Fuera de Rusia en su catedral de San Francisco, junto con su amigo, Gleb Podmoshensky. Rose se convirtió en 1962, y la pareja de amigos llamó la atención del obispo (ahora San) John Maximovitch, quien sirvió endicha catedral. Con la bendición del obispo, Eugene y Gleb abrieron una librería adjunta a la catedral en 1964 y cuatro años más tarde fueron tonsurados como monjes. También abrieron un monasterio en el pequeño pueblo de Platina, en el norte de California. El padre Seraphim fue ordenado sacerdote-monje por el obispo Nektary en 1977, y continuó viviendo, estudiando, escribiendo y orando en la humilde y primitiva cabaña en Platina dedicada a San Herman de Alaska.

El padre Seraphim era conocido por defender la plenitud de la ortodoxia pura en el Nuevo Mundo. Entre sus escritos se encuentran Orthodoxy and the Religion of the Future, The Place of Blessed Augustine in the Orthodox Church, y The Soul After Death, todos publicados por su propia editorial St. Herman of Alaska Brotherhood Press. En este último volumen, lo más importante es su promoción de la idea de las "casas de peaje", el concepto que señala que después de la muerte el alma, esta se enfrenta a sus pecados en un proceso de autocomprensión. Aunque esta "idea" fue denunciada como herética por el entonces diácono Lev Puhalo en su libro  The Soul, the Body, and Death, la enseñanza encuentra apoyo en el metropolitano Hierotheos Vlachos y, por supuesto, en San Juan Máximovitch. En el subsiguiente enfrentamiento teológico entre la enseñanza del padre Seraphim y la denuncia del diácono Lev, el sínodo ROCOR se puso del lado del padre Seraphim, y le pidió a Puhalo que se retirara, ya que  no era posible la certeza con respecto a las afirmaciones de Puhalo.

Se puede decir que tardó en retractarse; sus denuncias aún afloran, a pesar de la muerte del padre Seraphim en 1982 y su posterior incapacidad para ofrecer una réplica. Aquellos que deseen examinar la verdadera enseñanza patrística sobre el alma después de la muerte pueden consultar un volumen publicado por Jean-Claude Larchet,  Life After Death according to the Orthodox Tradition, que ofrece un estudio completo de una amplia selección de los Padres, o puede examinar lo que señala el libro aquí. Estelibro no discute tanto un caso como simplemente presenta el material relevante. Leerlo deja en claro que en el debate de Soul After Death, el padre Rose era el caballo al que apostar.

Como podemos ver, el padre Seraphim Rose todavía puede generar controversia en la actualidad. ¿Qué vamos a hacer con él? Cualquier análisis de su valor perdurable debe tener en cuenta la época en que vivió. Como hijo leal de la Iglesia Ortodoxa Rusa Fuera de Rusia, participó de todas las fortalezas y debilidades de su iglesia en ese momento. Recordemos que cuando Rose vivió la Guerra Fría entre Estados Unidos y el Imperio del Mal era realmente muy fría, y muchos esperaban que el comunismo continuaría extendiendo sus tentáculos por todo el mundo, apoderándose de este. La versión de Rose de la ortodoxia tenía una sensación bastante asediada al respecto, como una especie de mentalidad de bastión, ya que esperaba que la "ortodoxia mundial" dirigida por el apóstata Patriarcado de Moscú se convirtiera en la marioneta del comunismo, dejando a ROCOR y sus amigos solos. La historia ha demostrado que tales predicciones eran incorrectas. Con la caída del Muro de Berlín del Comunismo en 1989, esos temores parecen bastante anticuados ahora, y aquellos (como Rose) que predicaban una inminente toma de posesión roja parecen alarmistas.. Tal es el 20-20 de la retrospectiva. Pero esa no es toda la historia.

Rose no solo compartía las debilidades de su jurisdicción, sino también sus fortalezas. Es decir, tuvo el coraje de proclamar la verdad por impopular que fuera, y de seguir adelante con fidelidad incluso si el camino que estaba recorriendo era solitario. Tal coraje e integridad no deben subestimarse, especialmente hoy en día, cuando la vía ortodoxa se está volviendo cada vez más impopular y nuestro camino promete volverse aún más solitario. Además, no olvidemos que Rose era homosexual. A pesar de esto, cuando entregó su corazón a Cristo y su vida a la plenitud de la ortodoxia, se arrepintió de su pasado y dejó el comportamiento homosexual por completo a un lado, viviendo en justicia y castidad hasta el final de sus días. Esto también requería valentía y no debe ser subestimado. Y su ejemplo está resultando aún más necesario hoy en día, cuando muchas personas se declaran homosexuales, lesbianas, transgénero o de otra manera en un estado de sexualidad fluida, pero, no obstante, pueden sentirse atraídas por la belleza de la ortodoxia. Estas personas son amadas por Dios y necesitan un ejemplo a seguir, si no un santo patrón. el padre Seraphim Rose parecería el obvio candidato.

Finalmente, en su ministerio el padre Seraphim hablaban cada vez más de una “ortodoxia del corazón”, un acercamiento a Dios, al prójimo, a la iglesia y al mundo que trascendía las disputas políticas y jurisdiccionales. Sabía que se podía amar a alguien con quien no se estaba de acuerdo y ser amable y gentil con todos. El amor y la akribeia (o rigor) no son los componentes gemelos de una dicotomía eternamente en guerra, pero encontraron su feliz combinación en la vida del padre Seraphim. Ya sea que sea canonizado o no, sus obras hoy todavía se pueden leer con provecho. Y el ejemplo de su espíritu alegre y gentil y su valentía implacable son aún más necesarios. ¡Que su recuerdo sea eterno! Y que él ore por nosotros a su vez mientras esperamos unirnos a él en el Reino.


Padre Lawrence Farley
Traductor: Yerko Isasmendi